Ganando dinero con las fotos: Pixsy vs. Getty Images

Hace poco he ganado una disputa abierta a través de Pixsy. Aprovecho este post para hablaros de las dos únicas veces que realmente he ganado dinero haciendo fotos (quitando alguna venta particular suelta).

Quiero aclarar que hace mucho que decidí dejar de presentarme a concursos, excepto alguna pequeña excepción que he realizado por temas personales. Los motivos son básicamente dos: Por un lado mi disparidad de criterios con respecto a los fallos de muchos jurados (el mero concepto de que haya fotos más “concurseras” que otras me parece una aberración), y por otro las cláusulas abusivas que tienen la mayoría, que los convierten en una manera fácil de hacerse con buenos archivos fotográficos a precio de saldo.

Subiendo fotos para Getty Images

La amenza emplumadaSiempre me ha dado pereza entrar en el mundo del stock: La fotografía es una afición para mí, y este mundillo exige una planificación previa y mucho trabajo.

Hace ya bastantes añitos, la agencia Getty Images anunció una colaboración con Flickr para captar fotógrafos. En ese momento parecía una bicoca que te seleccionaran para currar con ellos, y cuando en Octubre de 2009 me llegó el aviso de que me habían seleccionado 9 imágenes no me lo podía creer.

La verdad es que la cosa no fue mal: En una tarde subí las fotos a su web, y durante los años que estuve con ellos me gestionaron unas cuantas ventas, la mayoría de la que encabeza este artículo. En cada caso recibí entre 50 y 100 euros, que no está nada mal para un amateur, aunque solo fuese un 20% del total del precio de venta.

Al final no todo era tan bonito, y aparecieron temas que empañaron esta etapa de Getty. En su día escribí una “casi trilogía” para Xataka Foto sobre esta compañía (aquí tenéis el primer y segundo artículo), así que no me extenderé más.

Si os preguntáis qué pasó con el tercer artículo, creo que cinco años después lo puedo contar sin comprometer a nadie: Ese artículo debío haber sido una entrevista a la empresa. En su momento aceptaron sin reservas, me trataron con gran amabilidad, e incluso me enviaron un estupendo libro a casa con sus fotos del año, pero cuando empezamos a ver mis preguntas, y vieron que no eran las que esperaban, cerraron la conversación sin muchas explicaciones. Me ofrecí a devolver el libro, pero no hubo respuesta, así que la trilogía quedó inconclusa.

Poco después cancelé mi contrato con ellos, y con ello se acabó la exclusividad de mis fotos con su agencia. Lección aprendida. No quiero que esto sea una crítica hacia una de las agencias fotográficas más importantes del mundo, pero yo no era su usuario objetivo, por muchos motivos.

Ganando pleitos con Pixsy

Ondas rojasEl año pasado descubrí este servicio, que a su vez se divide en dos apartados, ambos tremendamente interesantes: Por un lado se conecta a tus galerías online (Flickr, 500px, Instagram…) para buscar usos ilícitos de tus fotos por toda Internet. Por otro, en el caso de que quieras comenzar una disputa, y siempre que se cumplan determinadas condiciones (por ejemplo, solo trabajan en un número limitado de países), se ofrecen a denunciarlo en tu nombre, con una comisión del 50% sobre lo que obtengan.

Cuando conseguí darme de alta (el servicio funciona por invitación) descubrí literalmente cientos de usos inadecuados, desde pequeñas a grandes empresas, y desde casos claramente comerciales a otros más simpáticos (quién me iba a decir que me iban a convertir a mí y a mi gato en meme).

El que os puedo contar que de momento he ganado uno, nada más y nada menos que contra el periódico Los Ángeles Times, que en un artículo en que mencionaba a Río Tinto utilizó la foto que veis arriba, a un tamaño bastante pequeño, pero haciendo un uso claramente comercial que violaba su licencia Creative Commons.

El pasado 14 de abril me notificaron que habían ganado la demanda, y que me correspondían 182.50 dólares (con lo cual entiendo que ellos se llevaron otros tantos). Como me faltaba por rellenar el impreso de impuestos americano, tuve que esperar un ciclo de facturación completo, y fue el 3 de mayo cuando me lo ingresaron en Paypal. Pese a los impuestos y al tipo de cambio “ligeramente alto” que utiliza esta banca online, fue el empujón justito que necesitaba para actualizar mi monitor.

El resto de solicitudes o bien están pendientes de respuesta o bien están rechazadas. En ese último caso casi siempre es porque afectan a países donde aún no trabajan, aunque me informaron de que puede que se reabran en un futuro si empiezan a operar allí.

Espero haberos dado algunas pistas sobre esta web para las que no la conocieseis. Como decía, el modo gratuito funciona por invitación y tiene ciertas limitaciones en cuanto a número de fotos investigadas y servicios ofrecidos, aunque disponen de suscripciones mensuales para usos profesionales.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR