Infravida (2015 – 2016)

La fotografía urbana está cada vez más presente en nuestras vidas. Del carrete al digital, y ahora en todo tipo de dispositivos móviles, la vida en la ciudad está siendo permanentemente registrada. La privacidad es un concepto cada vez más difuso, y periódicamente se reabre el debate sobre los límites de esta disciplina.

En esta serie he utilizado el infrarrojo como una forma de desvestir a los protagonistas de raza, de ropaje, y de rasgos. El color de la piel y de la ropa se iguala, el maquillaje se desvanece, y las personas individuales pasan a convertirse en fantasmas que deambulan por la imagen. También supone un retorno a una fotografía directa y de fácil lectura, con un resultado a medio camino entre el color y el monocromo, y entre lo real y lo artificioso.

Este tipo de fotografía trae también al mundo digital sensaciones que nos recuerdan al revelado tradicional, o al mundo de la lomografía: El grano, las imperfecciones, las filtraciones de luz, y el descubrir en el revelado un mundo que no estaba allí en el momento de la toma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR