Échale leuros a la Logüepro, payo

Es algo obvio, y se ha repetido hasta la saciedad, el hecho de que más pasta no implica mejores fotos, pero seguimos cayendo como lemmings en el barranco del GAS, así que supongo que por un nuevo post al respecto no pasa nada.

El caso es que, en uno de esos momentos veraniegos de relajación neuronal, me dio por buscar la foto que Flickr considera lo “más interesante” de algunas cámaras molonas. El resultado es éste (los precios son a ojo):

Volterra at blue hour *Explored*Sony A7II + Sony FE 55mm f1.8 ZA (2700€) – (C) Edoardo A.      

 

rewarding detour | donner pass, caNikon D800 + Nikkor 14-24mm f2.8 (3500€) – (C) Lorenzo Montezemolo

Shooting the CurlCanon 5D Mark III + Canon EF 17-40mm f/4 (2700€) – (c) ernogy

Podría seguir bastante más, pero me voy a quedar aquí. Os puedo ahorrar el tiempo si siempre os digo que normalmente salen paisajes de esos que dan envidia cuando tus escapadas se limitan a ir al pueblo con tu familia.

Pero son chulas, ¿no? Pues hombre, no voy a negar que tienen su aquel, pero para mi gusto personal son meras postales bien hechas –aquí es donde se forma la cola para mi lapidación; cojan su piedra y no se me acumulen-, que como principal característica puede que tengan una calidad técnica que desde mi ordenador, por mucho monitor IPS panorámico bien calibrado que tenga, no puedo apreciar. A lo mejor imprimidas en grande ganan, pero dudo que la mayoría acaben nunca así, y a lo mejor entonces les descubrimos algún defecto en lugar de nuevas virtudes.

Quizá es que la selección ha sido mala, así que me voy a la pestaña de Explore, y busco lo que le pone a los que entran hoy en Flickr, ¿y qué me encuentro? Pues igualmente fotos técnicamente muy buenas, y muy bien ejecutadas, de perretes en movimiento con enfoque crítico, vías lácteas perfectamente destacadas en el postproceso con primeros planos irrealmente iluminados, nenes con desenfoques “a lo Elena Shumilova”, edificios que al abandonarse se convierten en HDR, fotos callejeras en blanco y negro contrastado pero “no te arrime a la paré que te va a llená de cá”, etc.: Un resumen de las modas de turno, pero en las que, nuevamente, no veo nada que me llame la atención. Y os aseguro que he hecho un esfuerzo por elegir lo mejor de lo mejor.

Si no os gusta Flickr, podéis elegir 500px (donde seguramente encontréis una selección mejor), o vuestro foro favorito (donde encontraréis mucho más entusiasmo, pero demasiadas críticas favorables condescendientes sobre fotos de dudosa calidad). Por cada foto buena que encontréis, habréis tenido que desechar cien, y de cada cien buenas solo una o dos puede que justifiquen la inversión en equipo que haya detrás.

¿Es que no hay fotos buenas por ahí, entonces? Pues mira, aburrido de tanto fuego artificial siempre me acabo refugiando en estilos más directos, y por no salir de las redes que tengo ahora mismo abiertas (así de vago soy), no me cuesta mucho encontrar en Instagram a Rodrigo haciendo buenas fotos en cualquier rincón, ver algunas colecciones estupendas de Jesús, o (buscando un bloguero que no sea colega, que os conozco) periodismo ingenioso y elegante por Eduardo. Si fuera menos vago encontraría mejores ejemplos.

Haz una prueba: coge tus mejores fotos, selecciona las que tengan un efecto muy característico (un desenfoque exagerado, un angular extremo, un efecto de la cámara o del objetivo, etc.), e imagínate como serían sin él: Si el resultado no te gusta, siento decirte que seguramente la foto no es tan buena como pensabas.

Pero oye, que tampoco estoy inventando nada nuevo: Antes de casarte con alguien deberías imaginártelo en paños menores, lavándose los dientes mientras tú estás sentado en el WC repasando los tuits matinales. Si no te gusta esa imagen puedes evitar pensar en ella, pero mucho me temo que en algún momento tendrás que convivir con la verdad.

Cuando deje de estar de moda el bokeh molón o el rango dinámico desproporcionado, cuando te aburras de buscar la mejor foto de una interminable ráfaga de quince efe-pe-eses, o cuando te des cuenta de que los doce megapíxeles de los buques insignia de ayer ya no se ven tan bien en tu nueva tele cuatroká, quizá entonces descubras que la foto que le has echado al churumbel con el móvil ayer por la tarde sea LA FOTO que quieres tener colgada en el salón, y ya ni te acuerdes de esa otra tan chula que solo pudiste hacer tras comprar un objetivo de mil euros, o un cuerpo de dosmil.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies