cómo ser funcionario muriendo poco en el intento

Desde que entré como informático en la Junta de Andalucía, mucha gente me pide consejo para opositar. No creo que pueda dar mejores o peores consejos que el resto de miles de opositores que lo intentan cada año, pero puedo contar mi experiencia profesional. No voy a decir que mi método sea mejor o peor que el de nadie, porque seguramente mentiría como un bellaco, pero subiéndolo a la web me ahorro tener que repetirlo varias veces al mes :)

Mi caso es muy concreto y difícilmente extrapolable, así que primero resumiré con qué me enfrenté yo:

  • Mis oposiciones eran para el cuerpo de informáticos de la Junta, que tiene escalas A1, A2, C1 y C2, que básicamente exigen licenciatura/ingeniería, diplomatura/ingeniería técnica, bachillerato/FP y EGB.
  • Por mis estudios, podía optar para los tres últimos grupos (algún año haré la ingeniería superior.
  • Todos los exámenes son tipo test: uno teórico y uno práctico para los grupos A1 y A2, y un único exámen para los otros dos.
  • Aunque para los grupos C1 y C2 es fácil encontrar temarios completos, hay poca información completa sobre los grupos A1 y A2.
  • Soy horrorosamente malo para estudiar de memoria, y sólo recuerdo cosas que he aprendido con la práctica.

El resto de condicionantes los usaré como ejemplos dentro de cada consejo. A falta de una organización mejor, los voy a ir soltando como un brainstorming, y que cada uno pille al vuelo los que más le gusten ;)

Consejos generales

  • Lo primero y lo más importante: vas a ser funcionario, de verdad, eso tenlo claro, pero no sabes cuándo lo conseguirás. Opositar es una carrera de fondo, donde gana el que más trabajo desarrolla a largo plazo, y el que no se rinde. Escucharás de gente que entra a la primera, y de gente que abandona al cabo de muchos años: tú no vas a ser ninguno de esos dos. Estate preparado para quedarte a un punto de entrar, para fallar en las preguntas que mejor sabes, y para ver a tus amigos conseguirlo mientras tú sigues esperando, pero si tu objetivo es conseguir un empleo público, ten perfectamente claro que lo acabarás teniendo. Eso sí, nadie dijo que esto fuera fácil, ¿no? :P
  • Empieza por el final: mi manera de trabajar era la inversa de la que podía encontrar en las academias. Antes de empezar recopila todos los exámenes que encuentres de años anteriores, y hazlos con las respuestas por delante. Así tendrás claro qué tienes que estudiar y cómo, y tendrás una base para los meses que vendrán por delante.
  • Comparte información, y deja que la compartan contigo: cuando lleves algunos meses en el tema, puede que empieces a valorar tanto tu esfuerzo que creas que es mejor ocultárselo a tus compañeros de oposición para que no se aprovechen de él. Te equivocas: piensa que cada año miles de personas van a intentarlo, y tus amigos son una parte despreciable de tus enemigos (aunque te aconsejo no usar las palabras «despreciable» ni «enemigo» cuando hables con ellos ;)). Como adversarios, no van a representar una gran parte del problema, pero como amigos pueden ser el mejor apoyo que tengas: comparte lo que sepas, forma grupos de estudios, y habla abiertamente de lo que estás haciendo, y verás lo fácil que es que ellos empiecen a hacer lo mismo contigo.
  • Sobre lo anterior, reitero y amplío: habla de que estás opositando con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, y hasta con tus jefes si puedes permitírtelo. Cuando empieces puede que creas que eres el único que lo está intentando, pero cuando te encuentres a la mitad de tus conocidos en el primer exámen le vas a perder la vergüenza. Eso sí, ten cuidado si tu empresa es de la que vigila con lupa a los opositores, pero piensa también que si tu jefe es mínimamente curioso te puede buscar entre las listas de las oposicones (que son públicas), así que difícilmente vas a ocultar nada. ¿Has probado a buscar en Google tu DNI?
  • Todo lo que veamos después se basa en un objetivo principal: diferenciarte del resto de opositores. Reconócelo, no eres más listo que los demás, así que si haces lo mismo que ellos no vas a destacar del resto. Aprovecha tus capacidades y asume todos los riesgos que puedas permitirte, y que creas que ellos no van a asumir.
  • Al final todo desemboca en un examen, pero no le des mucha importancia a ese punto en concreto: si has hecho bien tu trabajo, el examen saldrá bien, y si no saldrá mal, y si al final sacas menos nota de la que deberías, habrá sido por mala suerte, y sólo retrasará un año tu incorporación. Darle demasiada importancia al examen sólo te pondrá más nervioso, y los nervios son lo único que te separa de la nota que te mereces.
  • Los exámenes difíciles y las convocatorias con pocas plazas asustan a mucha gente, pero pueden ser la mejor manera de entrar: un examen difícil hará más grandes las diferencias entre los que se lo han preparado bien y los que no, dándote una oportunidad para destacar, y una convocatoria con pocas plazas desanimará a tus competidores, que le dedicarán menos esfuerzos, haciendo nuevamente que destaquen los más preparados. ¡Hay que aprovechar las adversidades! :)

Metiéndonos en el ajo

  • Si te lo puedes permitir, implícate todo lo que puedas: preséntate a todos los grupos, e intenta cambiar de trabajo a uno lo más cercano posible a la administración, buscando un buen horario y tranquilidad antes que sueldo y capacidades de ascenso (se supone que quieres dejar la empresa privada, ¿no?). Todo esto implica ganar menos dinero a corto y medio plazo, así que puede que tu economía familiar no lo permita, pero cuanto más a largo plazo puedas organizarte, más fácil será conseguirlo.
  • Aunque por tus estudios, o por tus aspiraciones económicas, no vayas a presentarte a todos los grupos, estudia para todos. Estudiar para los inferiores te servirá para reforzar los cimientos que vas a necesitar, y estudiar para los superiores es una de las mejores maneras de marcar la diferencia con tus compañeros y te prepara para las preguntas sorpresa.
  • Las oposiciones, y la administración en sí, son un mundo nuevo con reglas distintas a las que conocíamos en la empresa privada. Si en tu trabajo o en tu círculo de amigos hay funcionarios (o, al menos, opositores) hazte amigo de ellos, desayuna con ellos, cena con ellos, y estate siempre atento a lo que te cuenten del trabajo. Muchas cosas que dabas por hecho («los mejores cursos son los oficiales», «hay que especializarse para ser bueno en tu trabajo», etc.) no tienen por qué ser verdad.
  • Hasta hace poco, las escalas eran distintas, así que encontrarás referencias a los grupos A, B, C y D, que corresponden exactamente a los actuales A1, A2, C1 y C2.
  • A partir del grupo C1 tienes temario común, y va poniéndose peor hasta llegar al A1. Todo el mundo que se prepara unas oposiciones técnicas odia esta parte, y casi nadie se la prepara bien, a no ser que esté intentando entrar también en cuerpos más administrativos. Olvídate de eso: el temario común te quiere, y el temario común es tu amigo. Usa la Constitución, y la legislación general del estado y de la autonomía para disfrutar mejor de los telediarios; repasa las leyes de contratación para descubrir por qué tu empresa te putea más en determinadas fases de los proyectos; léete bien las licencias de todo tu software y averigua cuál te jode más como usuario y cuál como desarrollador; aplica las leyes de protección de datos para defenderte de las operadoras telefónicas…. móntante la vida como quieras, pero la legislación te tiene que motivar de alguna manera. De hecho, cuando entres en la Junta te darás cuenta de que muchas veces tiene más utilidad práctica de la que te imaginabas.
  • En cuanto al cuerpo de informáticos de la JdA, tienes que manejar al dedillo todo lo relativo a la LOPD y reglamentos asociados, la ley de Contratación, el Estatuto de Empleado Público y la Ley de Función Pública, los reglamentos internos de la Junta relacionados con informática (normativa de cableado, manual de comportamiento del empleado público, etc.). Aparte de esto, intenta tener bien claras las bases del temario común (especialmente la Constitución y el Estatuto de Autonomía).
  • ¡Actualizate! Los tribunales están formados por funcionarios que trabajan en la Junta, en puestos parecidos a los que tú vas a optar, así que su manera de poner las preguntas estará condicionado por su día a día, y su día a día normalmente incluye lo último de lo último. Ten perfectamente claras las leyes que hayan salido en el último año y estudiate bien las novedades con respecto a las anteriores. Fácilmente te diría que el 50% de las preguntas teóricas vienen de conceptos recientes.
  • Con respecto a la parte más técnica,  ser un poco geek ayuda. Búscate un buen lector de RSS y apúntate a todos los blogs tecnológicos que conozcas. Cuando te pregunten la tecnología del último procesador que sacó Intel hace tres meses lo agradecerás.
  • Resumiendo lo anterior, mi manera de trabajar es ésta: coger todos los exámenes del grupo C2 desde que se convocaron por primera vez, leérmelos de arriba a abajo, y buscar la documentación necesaria para entender las respuestas a cada pregunta. Una vez que acabe con el C2, subir al C1, A2 y A1. Si lo has hecho bien, puede que este proceso te lleve varios años, pero cuando acabes ya tendrás todos los temarios casi listos.
  • Para los grupos C1 y C2 hay libros con todos los temas, de varias academias. Cómprate el que más te guste, y léetelo por las noches de vez en cuando. Aunque seas un ingeniero con muchos años de experiencia, hay muchas cosas básicas que se te habrán olvidado: ¿sabes trabajar con circuitos combinacionales? ¿recuerdas los hitos más importantes de la historia de la informática en cada década? ¿conoces cómo han evolucionado las cintas de backup desde hace 20 años? Pues eso… :D
  • Sobre las horas de estudio, cada uno tiene su librillo, y yo aconsejo adecuar tu ritmo de estudio a tus posibilidades en lugar de lo contrario, ya que seguramente te enfrentes a muchos meses de esfuerzo, y debes sentirte cómodo. Mi consejo es plantearte una meta asumible con cierto margen (que según cada caso puede variar de «estudiar tres tardes a la semana» a «estudiar 8 horas al día sin levantarte ni para ir al baño»), y cumplirlo. En mi caso, mis objetivos fueron «hacer algo nuevo casi todos los días, aunque sea poco importante» durante los meses en que preparaba el temario, y «dedicar un tiempo concreto al día a estudiar sin otras distracciones, aunque sean 10 minutos» una vez que se convocaron las oposiciones. Como ves, no eran demasiado ambiciosos, pero pude cumplirlos y al final funcionó :P

Concursando

  • Si te ofrecen una interinidad, cógela si puedes. Si tienes un contrato fijo estarás arriesgando tu estabilidad por un trabajo con fecha de caducidad, así que puede que no te interese (yo por ejemplo rechacé una), pero es una oportunidad de rellenar tu baremo con experiencia profesional pública, y cursos «de los buenos», que difícilmente coneguirás desde fuera, y te permitirá ver la Junta desde dentro.
  • Estúdiate bien el baremo del concurso y trata de llenarlo todo lo que puedas. Ahí vas a tener que ser despiadado, cruel y sanguinario, porque los demás opositores lo son.
  • Con respecto a los cursos, olvídate de certificaciones oficiales de tu fabricante favorito, y olvidate de aprender: busca todos los cursos de teleformación que puedas que tengan algo que ver con el temario, y hazlos como churros buscando las preguntas del exámen en el PDF, aunque ni te lo hayas leído. Un curso básico y chusquero de Word de 50 horas a distancia da los mismos puntos que un curso oficial de Oracle de 50 horas del último producto que acaban de sacar, y casi diría que es más fácil que baremen el primero que el segundo. También, si el curso tiene un exámen de certificación, no te molestes en hacerlo: la certificación en sí no puntúa.
  • Los sindicatos son tus mejores amigos: En el baremo, todo tiene una doble puntuación, según si lo has conseguido a través de la administración o no. Estando fuera te va a costar muchísimo conseguir «puntos públicos» en cursos y seminarios, y ahí es donde juegan los sindicatos, que para un externo son casi la única fuente de puntos de los buenos. De hecho, muchos organizan jornadas maratonianas en las que en un sólo fin de semana das 8 seminarios y llenas esa parte del baremo, y también allí puedes conseguir cursos a distancia de 200 horas que se pueden hacer en una tarde. Busca información de sindicatos orientados a funcionarios (en el caso de la Junta de Andalucía, tienes por ejemplo el CSI-CSIF, el SAF, o USTEA, entre otros), y pide información de los cursos y seminarios que puedes recibir sin ser funcionario, y verás qué pronto sube tu baremo.
  • Es fácil pensar que el baremo de cursos va a ser igual en todos los grupos, pero no es así: el grupo C2 no tiene temario común, así que un curso sobre la Constitución no te servirá para nada, y para grupos superiores (especialmente el A1) pueden desechar cursos demasiado básicos. Repásate bien el temario para tener claro qué puede entrar y qué no.
  • Sobre la experiencia profesional, la cosa es especialmente puñetera. Normalmente te la admitirán sólo si la categoría profesional y la descripción del puesto de trabajo son exactamente los que el tribunal puede admitir. La tabla resumen (grupo/categoría profesional) sería algo así como: A1/1, A2/2, C1/5, C2/7. Si te presentas al grupo A2 y tienes toda tu experiencia profesional categorizada como 5, olvídate de que la valoren.
  • Por último, todo lo anterior puede cambiar en cualquier momento, según el criterio del tribunal, así que ten un poco de margen de maniobra: si ese año les da por valorar los cursos de una academia privada concreta como cursos públicos (lo cual pasa a menudo), puede que te encuentres con algún regalito en el baremo. Igualmente, cosas que asumías como infalibles pueden cambiar sin previo aviso.

Referencias para estar al día

En fin, con esto creo que puedes tener una idea clara de a lo que te enfrentas. Como ves, hay que dedicar mucho esfuerzo para entrar, pero si lo orientas bien puedes reducir el tiempo necesario en varios órdenes de magnitud.

Ahora os toca a vosotros: ¿cuál es vuestra experiencia? ¿qué pondríais y qué quitaríais de la lista?

Actualización 27/08/09: Añadido un punto sobre los exámenes difíciles, y un apartado con webs de referencia.

Responder a Laura Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: