La mujer que susurraba a los gatitos

En casa de unos amigos, estuve haciéndole fotos a Pipi, una gatita ciega que acogieron después de haber vivido 8 años en una casa en ruinas, con su dueña Bego. Como no suelo hacer retratos, tenía ganas de probar cómo quedaba alguno en clave alta, y ya que esta toma salió blandita (¡no se lo contéis a nadie!) se prestaba a darle un pelín de desefonque.

La sesión de fotos, en realidad, tenía un motivo concreto, así que ya os lo enseñaré más fotos cuando toque :D

Responder a andrea Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: